Respuesta a Edu y su jazz en los 40

Estimado Eduardo Bravo,

perdón pero algo bonito no se me ocurre con su ultimo texto sobre el jazz y su percepción en dictaduras, y sistemas represivos. Usted afirma que el jazz siempre ha sido el enemigo de opresores y déspotas porque su concepción musical no pega con el control y los procedimientos estrictos de una dictadura. Creo que esta muy equivocado en esto y creo que de paso ofende la gran pasión y tradición que tiene todo un país entero con esta música. Esta equivocado porque mezcla dos conceptos. Uno es el mismo sistema técnico del jazz que se basa en la improvisación y libertad de comunicación entre los músicos en el mismo acto. (aunque dentro de esta improvisación también existen reglas muy estrictas que usted parece desconocer) El otro es la instrumentalización política del mensaje implícito que conlleva el movimiento cultural e antropológico en los orígenes de la música jazz. Lo que han hecho los nazis era emplear el jazz para sus teorías racistas por el simple hecho que sus músicos mayoritariamente eran de origen africano. Pero no porque su aspecto técnico basado en improvisación no pegara con el carácter en particular “muy alemán” Al generalizar esta disonancia entre el jazz, su manera de tocarlo y el carácter alemán por otro lado insulta muchos de ellos y entre ellos a mi. Insulta la inteligencia de sus lectores e insulta la capacidad de diferenciar estas cosas en sus propios lectores españoles. Aplica trapicheos cutres efectistas (el potencial dramatúrgico de la dictadura Hitler o cualquier otra) para ser mas leído con algo que no se sabe ni que en el fondo quiso decir con este articulo. Yo he crecido en la RDA, una dictadura, un sistema muy opresivo en el que se ha hecho justo el contrario con la música jazz. En la RDA el jazz fue instrumental-izado a favor del mismo sistema usándolo como metáfora para liberación de esclavitud (del fascismo en este caso) . En casa de mis padres hemos tenido una colección de cientos de discos de jazz, blues, swing, música tradicional suramericana, gitana y klezmer de las discográficas del estado que se llamaban “Amiga” y “Eterna”. Estas producciones se han realizado con el fin de propaganda también pero al identificarse positivamente con el jazz y/o cualquier música de minorías étnicas o culturas victimas de opresión y violencia. Ya se ve que la frase: “No solo para el nazismo, sino también para el apartheid sudafricano o el comunismo del antiguo bloque del Este….” no puede ser mas lejos de la realidad histórica.  A mi me consta su articulo como una repuesto mediática y mal investigada a la película “un héroe de Berlín” que es otra obra chapuza donde se usa el estereotipo de la Alemania nazi para fomentar un imagen de enemigo común y crear una catarsis moralista: ” mira que malos estos”. Siempre cuando leo y veo productos culturales ya que sean ensayos, prosa o épica que se aprovecha del potencial dramático de estos eventos históricos sin ser directamente relacionados con el contenido se destroza un poco mas de la cultura de mi tierra. Estoy esperando el día que España, Argentina o Chile están dispuestos a permitir tal nivel de transparencia sobre su pasado dictatorial como para dar tanto material explosivo y curioso. Hablando de Chile: Conoce la Peli “la muerte y la doncella” de Roman Polanski ? Allí se ve un buen ejemplo donde se trata con excelencia, sensibilidad e inteligencia un tema de tal amplitud. Su articulo es efectista e incoherente y en partes falso, insulto a un gran grupo de alemanes por falta de investigación y conocimiento. Es polémico y era totalmente innecesario.

un saludo.

esto es una peer a 

http://www.yorokobu.es/jazz-contra-hitler/ 

Advertisements